Destacado

Manifiesto Plástico: El Plano del chamán

Para los chamanes es imperativo cambiar la estructura, o base social, de lo que definimos como realidad si queremos sobrevivir a nuestra época. ¿Cuál es esa  base social? La certeza consensuada de que el mundo está compuesto de objetos concretos, cuando en esencia existimos en una realidad de pura energía.

Hoy, a través de la física cuántica y el espectro electromagnético, se corrobora que la realidad visible es sólo una franja diminuta dentro de un campo ilimitado de ondas que no podemos ver. Todo lo que nosotros miramos está aparentemente fijo, sólido, estable, pero lo cierto es que está mutando, cambiando, moviéndose infinitamente. Ésta es la base social que hay que cambiar y ¿Cómo deberíamos percibir la realidad? ¡Como energía! Desde los niveles subatómicos hasta los macro universos, todo es energía que fluye incesantemente, nada está quieto. La tierra se desplaza a veintinueve  kilómetros por segundos alrededor del sol y nosotros vamos dentro de ella a esa velocidad, esto a modo de ejemplo. Entonces, nuestra forma de percibir la realidad debería ser que todo cuanto nos rodea es energía que fluye libremente en el universo: así es como perciben los chamanes la realidad.

Más de treinta años de investigación, práctica y error, en tres aéreas del conocimiento humano: el arte, la ciencia y el conocimiento chamán. Tres disciplinas interrelacionadas entre sí por ser eminentemente experimentadoras y exploradoras de la realidad, a diferencia de los dogmas y las creencias que postulan un universo estático, absoluto y que sólo profundizan un proceso entrópico y dicotómico en la escala humana.

El principio de incertidumbre en física, el universo en expansión como nueva imagen del cosmos, los agujeros negros, las supernovas, la materia oscura y los  multiversos, ponen en tela de juicio ese mundo que se da por sentado en las teologías. Por otro lado recién, y después de más de quinientos años, está comenzando a salir a la luz el conocimiento ancestral y espiritual de América nativa. En base a los “videntes” (ver) y sus prácticas, puedo manifestar, que existe en el ser humano una técnica para detener el diálogo interno (el compañero perenne del pensamiento, dicen los chamanes). Esto nos permite, perceptualmente, mirar los objetos como energía y no como objetos. Al desarrollar la visión periférica y forzar los ojos a mirar en 180° se suspende, momentáneamente, la interpretación que hacemos de la realidad y, en la medida que se practique sistemáticamente, nos hacemos testigos del mundo de la energía viva, la fuerza vital que anima el cosmos.

Como declaración de principios, la Introrrealidad es un descubrimiento plástico, un relato de autoconocimiento en la pintura. Propone la evolución de la conciencia y la libertad del Ser. Asimismo, descubre qué nos tiene prisioneros y cómo liberarnos. Es un trabajo libre de ideología política, religiosa y económica, honesto e imparcial respecto de la crisis actual del ser humano en el mundo. También es una crítica profunda, en cuanto a no tener un rumbo existencial y de reciprocidad en equilibrio con la tierra: el origen de todo. Plantea un cambio de paradigma, romper el modo de percibir la realidad. Entrar a una alteración perceptual mediante el silencio interno y el despertar de la conciencia en los sueños: un llamado a cambiar la base social de la percepción.

En el universo todo es energía que muta. Muta el que percibe y muta lo percibido; la crisálida rompe el cascarón y puede volar, comienza su libertad perceptual,¿no humana ?…así es, una dimensión en la que la personalidad ya no es la meta, sino el cuerpo energético. Y para mayor ahondamiento, el Introrrealismo reconoce en la pintura un precursor y a él convoca con fuerza y visión. -¡Hagámosnos la guerrilla interior para parir un hombre nuevo!-grita Matta. ¡La guerrilla interior se gana con silencio interno! dice el chamán.  ¡Ver energía como fluye en el universo!, dicen los videntes del México antiguo. ¡Aprendan el arte del fluir! reclama la sabiduría andina. Silencien la mente y forjen el cuerpo energético, manifiestan los videntes de la América original.

Científica y empíricamente, los distintos fundamentos extraídos de los diferentes campos gnoseológicos son concluyentes y confluyen en el saber mítico del chamán.

El viaje interno de la energía
Pintura “Introrrealismo” Oleo sobre tela

 

  • “Don Juan definió el silencio interno como un estado peculiar de ser en que los pensamientos se cancelan y uno puede funcionar a un nivel distinto al de la conciencia cotidiana. Hizo hincapié en que el silencio interno consistía en suspender el dialogo interno –el compañero perenne del pensamiento -y debido a eso, era un estado de profunda quietud, le llamaron silencio interno porque es un estado en el cual la percepción no depende de los sentidos. Lo que funciona durante el silencio interno es otra facultad que hace de él un ser mágico, la misma facultad que ha sido restringida, no por el hombre mismo, sino por una influencia extranjera.”

Chamán don Juan Matus.
Anuncios

Más allá de Pensar

“La diferencia básica entre un hombre común y un chamán es que un chamán toma todo como un desafió, mientras que un hombre común toma todo como bendición o maldición” don Juan Matus.

Más allá de pensar se encuentra el silencio interno, el vacío y el ensueño, también otros mundos  que se hacen perceptibles en el soñar. Para los videntes de la América original, el mundo es así porque nos han educado desde niños a interpretarlo de esa manera.

Gurdjieff definió este principio con el término “El órgano Kundabuffer”,  un chip que se incrustó al momento de nuestro nacimiento, con la primera respiración.

Todo lo que genera preocupación, emociones intensas, deseos, pesares, también todos los estado “yoicos” (delirio del yo), sentirte importante, superior o desvalido provienen del pensar. Esta forma de ser y estar,  consume nuestro don mágico y nuestra libertad.

Don Juan me aseguró que el silencio interno es una avenida que conduce a la verdadera suspensión del juicio, a un momento en que los datos sensoriales que emanan del universo dejan de ser interpretados por los sentidos; es el momento en que la cognición deja de ser la fuerza que, a través de uso y repetición, decide la naturaleza del mundo. (Castaneda, 1999).

Como lo aclara el líder nagual: “Todos nosotros, los seres luminosos, tenemos un doble”. “¡Todos!, un chamán aprende a darse cuenta de ello, eso es todo”, agrega el nagual Mariano Aureliano.

La pintura Más Allá de Pensar registra ese momento, el darse cuenta, el tomar conciencia de que la realidad es una interpretación incubada por las fuerzas alienantes del universo y ciertamente dichas fuerzas, que son interpretadas erróneamente por nuestra  especie, nos aprisiona con dogmas  religiosos y doctrinas políticas e ideológicas, para controlar y sumir al ser humano en sociedad. El hombre erró en el blanco y ahora no tiene como salir del atolladero.

"Más allá de pensar" oleo sobre tela
“Más allá de pensar” oleo sobre tela

La socialización de nuestra época no ha dado el ancho para el equilibrio del caos social. En la cosmovisión de “un hombre de conocimiento” (Antropochamán) esto resulta ser así porque sencillamente estamos incompletos, algo nos falta y, ese algo son desarrollar  otros centros abstractos además del pensar y el habla.

Más allá de Pensar como expresión plástica plantea el saber ancestral que indica que en cada uno de nosotros como seres humanos tenemos dos facetas, dos entidades distintas, dos contrapartes que entran en función en el instante de nuestro nacimiento: El Tonal y El Nagual, la dualidad cósmica original de América y lo que completa la totalidad humana.

Para el cambio de paradigma que invita el Introrrealismo, los chamanes aclaran en términos generales  que el tonal es nuestro ser social, el organizador del mundo y “todo” lo que conocemos, eso nos incluye a nosotros mismos. Como lo revela don Juan, el tonal empieza en el nacimiento y acaba con la muerte.

– ¿Qué es entonces el nagual?

Pregunta el último nagual, y el nagual líder responde:

– El nagual es la parte de nosotros mismos con el cual nunca tratamos y no existe descripción,  palabras , nombres, sensaciones o  conocimiento.

– ¿Es el nagual el Ser Supremo, el Omnipotente Dios…?.- pregunta el joven aprendiz y él líder nagual responde:

Dios es un objeto de nuestro tonal personal y del tonal de los tiempos. El tonal es, como ya te dije, todo lo que creemos que es parte del mundo, incluyendo a Dios, por supuesto. Dios no tiene otra importancia más que de ser parte del tonal de nuestro tiempo.

Entonces si entendemos esto, del pensar podemos entrar en el sentir y de ello, sentir la realidad. Este tercer centro abstracto se ubica en la punta del esternón y se relaciona indirectamente con la razón y el habla entonces se comienza a revelar nuestra doble naturaleza…los brujos ven que ese mismo universo dejó escondido en nuestro corazón el don de la libertad: la totalidad de uno mismo.

Más allá de Pensar es una paradoja visual que revela simultáneamente lo figurativo y lo abstracto en el arte, lo conocido y lo desconocido: el tonal y el nagual.

 

 

La mente foránea

Cada uno de nosotros, como seres humanos, tenemos dos mentes. Una es totalmente nuestra y es como una voz débil que siempre nos trae orden, propósito, sencillez. La otra mente es la instalación foránea. Nos trae conflicto, dudas, desesperanza, auto-afirmación”.  (Chamán don Juan Matus)

Para los Renüs de América el universo es predatorio sin más, pero también sufre de tristeza y los chamanes comparan esa tristeza a una fuerza tan grande como la fuerza de gravedad (junto al electromagnetismo, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil configuran la intensidad de la danza cósmica; las cuatro direcciones o los cuatro vientos del conocimiento chamán).  Científicamente se ha comprobado y fotografiado los misteriosos agujeros negros, astronómicamente se  los define como una región en el espacio-tiempo donde la fuerza de gravedad es tan fuerte que nada  ni siquiera la luz, es capaz de escapar.  G. I. Gurdjieff, definió este principio con el término Trogoautoegocratico, es decir, el universo es un sistema que se come así mismo. En su perspectiva, el universo funcionaba como un sistema de “mantenimiento recíproco”, donde cada nivel de entidad se alimenta de las entidades inferiores. Los seres humanos, las entidades orgánicas más conscientes de la Tierra, eran alimento de los demiurgos por encima de ellos. Para los Renüs y videntes de América nativa, una fuerza broto de los confines del universo, ellos son los que establecieron nuestras esperanzas y expectativas y los sueños de éxito o fracaso, nos dieron la codicia, la avaricia y la cobardía. Es el predador el que nos hace complacientes, rutinarios y ególatras […] los depredadores nos dieron su mente que se convirtió en nuestra mente, aclara el líder nagual. Desde ese tiempo comenzó la descripción del mundo y una forma de interpretarlo: El inventario humano (la escritura, 3500 a. C, Sumeria.).

Por otro lado dentro del capullo de la socialización el Darwinismo social,  es aquella corriente que extrapola la teoría de la evolución de Charles Darwin al campo social. En el último tercio del siglo XIX, determinados grupos intentaron justificar el imperialismo mediante el argumento sobre que los individuos y colectividades con mayor capacidad serían los más aptos para sobrevivir, en tanto que aquellos que carecían de esas cualidades estarían condenados a la extinción o a la supeditación. El hombre Occidental, con su depurada técnica, organización y superior civilización estaría facultado para “civilizar” y utilizar en provecho propio a los pueblos inferiores. El darwinismo social desembocó directamente en el racismo y la xenofobia. Es evidente para citar un  ejemplo de nuestro tiempo, el caso particular de Lava Jato en Brasil y el financiamiento irregular de las campañas políticas en general, que  mediante la conocida “Ley de Lobby”, todos los congresos del mundo  negocian las ventajas políticas para financiar proyectos privados con fondos de las arcas fiscales. Más que una opinión política, es mostrar cómo funciona el capullo de la socialización, Claro que tenemos un lado oscuro – dijo – matamos por capricho ¿no es cierto?, quemamos gente en el nombre de Dios. Nos destruimos  a nosotros mismos, aniquilamos la vida en este planeta; destruimos la tierra. Y luego nos ponemos un hábito y el Señor nos habla directamente ¿y qué nos dice el Señor? Nos dice que si no nos portamos bien nos va a castigar. El Señor lleva siglo amenazándonos sin que las cosas cambien. Y no porque existe el mal, sino porque somos estúpidos. El hombre sí que tiene un lado oscuro que se llama estupidez. (Castaneda, 1988)

 

 

Nuestro cerebro interpreta las informaciones de nuestros órganos sensoriales construyendo un modelo del mundo exterior. (Hawking, 1010.)

Para el hombre actual, la concepción de la realidad está determinada básicamente por la percepción visual, tendemos a corroborar nuestros juicios e ideas sobre la realidad a partir de lo que vemos, dinámica que se sostiene, potencia y constituye a partir de la realidad social. (Wild, 2002)

cristalino

La Fijeza del Punto de Encaje o Egocentro

“Para conocer posición de un objeto, basta con trazar un rayo para cada punto. Hay una correspondencia de punto-objeto y punto-imagen con cualquier punto-objeto del exterior que no depende de las lentes sino del cruce espontáneo de los rayos. Es equivalente al corte óptico del ojo”.  (Arentsen, 1996).

 La energía procesada de este modo se esparce por toda nuestra luminosidad y termina apelotonándose en sus bordes, donde forma masas densas  que crean un reflejo del yo”. (Torres 2004)

El nagual líder describe  la forma humana en la cosmovisión del chamán de América:

Es un conglomerado de campos de energía que existe en el Universo y que está exclusivamente relacionado con los seres humanos. Los chamanes lo llaman la forma humana porque esos campos de energía han sido retorcidos y deformados por toda una vida de malos hábitos y maltratos.

Bajo esta cruda mirada el modelo sociocultural de nuestra época ha encadenado y condenado al hombre. La imagen de sí y el auto-reflejo lo ha dejado con una mirada superficial y falaz. Todos de una u otra manera, estamos involucrado ferozmente con un ideal político, un ideal religioso o un ideal económico para ser feliz. Este idealismo es el énfasis de nuestra era y nos damos vueltas en un círculo vicioso creyendo que evolucionamos. No obstante los videntes de América revelan que en cada uno de nosotros existe la posibilidad de lograr la libertad total al romper el capullo de la socialización con el conocimiento y practicas chamánicas. El cimiento de las prácticas del chamán, tiene dos fundamentos esenciales, el Acecho o control de la conducta y el Ensueño o el control de los sueños.

Activando el segundo anillo de poder

Para los Amautas de América original el ser humano consta de ocho centros abstractos para percibir el mundo y occidentalmente hablando solo usamos dos: la razón y el habla. No obstante con la cosmovisión de la totalidad humana los videntes se dieron cuenta que la conciencia de ser es depurada por las experiencias de vida y se convierte en algo más complejo, definido como atención y para esclarecer en esta fase diremos que  la primera atención es lo conocido, la segunda atención lo desconocido y la tercera atención es la suma de las dos atenciones llamada “Conciencia Cósmica”. A la primera atención los chamanes la describen como el primer anillo de poder, “anillo” por su fuerza apremiante y envolvente y de “poder “por la posibilidad cambiar y re-direccionar el rumbo de esa fuerza apremiante. El secreto de los seres luminosos es que tienen otro anillo de poder que nunca se usa, la voluntad. El truco del brujo es el mismo truco del hombre común, ambos sostienen una descripción: El hombre común la sostiene con su razón; el brujo la sostiene con su voluntad. Ambas descripciones tienen sus reglas y las reglas se perciben, pero la ventaja del brujo es que la voluntad abarca más que la razón. (Castaneda, 19749).

Aquí entra el silencio interno que nos permite “no hacer”. Digamos entonces que “hacer” es hablarnos a nosotros mismos y el “no hacer” es detener la habladuría interna. En términos muy generales “no hacer” es hacer lo que nunca hemos hecho. A través del silencio interno y el ensueño activamos el segundo anillo de poder. Ampliaremos este punto junto a la pintura “Silencio Interno”.

Los sabios esotéricos indígenas de América, ciertamente poseían otro modo de entender el universo, con otras medidas de cognición, otra sintaxis.

"La mente foránea" oleo sobre tela
“La mente foránea” oleo sobre tela

Reflexión para un nuevo consenso

Apreciado lector como una forma de contextualizar y aclarar este trabajo, debo indicar que estamos hablando de intersubjetividad, es decir, el planteamiento que se deduce del Introrrealismo es subjetivo y no absoluto por lo que este trabajo no pretende de ninguna manera crear un tipo de dogma.

Los chamanes son especialistas en enseñar a las personas ayudarse a sí mismas y entiendan que en el universo no existe otro camino, solo el propio andar y la evolución de conciencia de manera individual, personal y no colectiva.

Ciertamente los dogmas buscan hacerse de rebaños pues les interesan como acólitos para financiar sus propios apetitos y deseos, pero el chaman al perder la forma humana es capaz de despojarse de todo anhelo terrenal. Entonces los invito al viaje del auto descubrimiento, donde nuestras posibilidades internas nos permitan llegar a la libertad total.

En este contexto es importante aclarar que los conceptos cambian en la medida que el conocimiento aumenta. Esto es así por cuanto los chamanes viven en un universo dinámico, energético y mutante y saben también que la palabra y el lenguaje eventualmente mueren.

El líder nagual dice: “Un hombre va al conocimiento como va a la guerra: Bien despierto, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir de cualquier otra forma al conocimiento o a la guerra es un error, y quien lo cometa puede correr el riesgo de no sobrevivir para lamentarlo”. (Castaneda, 1974)

El nuevo paradigma existencial es el conocimiento del chamán de América pues la humanidad requiere un nuevo consenso para enfrentar el caos de la socialización. Una realidad no ordinaria que podría sentar las bases en el valor 0, es decir, llegar al equilibrio interno entre las dos fuerzas que confluyen en nuestras mentes. Jung le llama a esto, el desligamiento de la conciencia respecto del objeto y don Juan el chamán dice: “si ya no puedo pensar en lo que veo, todo se vuelve sin importancia” (esto radica en que vemos los objetos como objetos y no como energía). La antropóloga Florinda Donner agrega, “más que nunca requerimos saber de nuestro mundo interno y del vació…”.

Con todo mi afecto…

Jara Burgos

 

 

El Infinito

El año 2012 pinté la obra “El Infinito”, concepto postulado en las culturas ancestrales de América, vale decir que todos los pueblos originales de este continente se  sentían parte y en totalidad  con la naturaleza y el cosmos; realidad  muy aparte de los postulados teológicos y  sus dogmas que se sienten por sobre la naturaleza y prácticamente sin conexión con el universo, además  esta creencia monoteísta encapsula al ser humano en una red especulativa sin evidencia sobre la existencia de un ente abstracto que sojuzga el comportamiento humano y es moralmente castigador.

Al contrario los chamanes, ven directamente el universo, su fluir perenne y se conectan a esa fuerza. Asimismo los científicos de nuestro tiempo están evidenciando nuevos descubrimientos a través de los avances tecnológicos tanto en el universo macroscópico a lo inmensamente grande. A modo de ejemplo, la explosión de la llamada Supernova mostrada a través de las fotografías del  telescopio espacial Hubble nos muestra un universo muy dinámico y cambiante, así como también fue capaz de demostrar que el átomo ya no es la parte más pequeña de la materia de forma estable.

Demócrito, filosofo y matemático griego, creía que todos los elementos deberían estar formados por pequeñas partículas que fueran indivisibles. Hoy en día sabemos que los átomos no son como lo creía Demócrito, indivisibles, si no que están formados por partículas subatómicas ya que al descomponer el átomo descubrieron un tremendo vacío, dejando  entrever que la materia no existe y su composición de protones, electrones y neutrinos eran parte de un universo aleatorio e impredecible, aportando un nuevo postulado: El principio de incertidumbre revela que podemos saber o ser testigo de la posición de una partícula y no su velocidad o podemos saber su velocidad pero no su posición.

Los chamanes aclaran que no son objetos los que nos rodean si no las “emanaciones del águila” y en la física cuántica el comportamiento de las partículas revela que existen múltiples dimensiones y posibilidades de acción, es decir ambas concepciones existenciales postulan que todo es real por un lado e irreal por otro,  en este punto ambas formulaciones son análogas.

 

 

 

El trabajo de campo realizado por el antropólogo Carlos Castaneda revivió la ancestral manera de entender  el universo que tenían los Toltecas y pueblos de Mesoamérica.

El silencio interno es de donde proviene todo en el chamanismo  y el estar consciente de ser es la  piedra angular  de este nuevo conocimiento.

Los principios básicos y estructurales de los nuevos videntes de América consisten:

  1. El universo es una infinita aglomeración de campos de energía, semejantes a filamentos de luz que se extienden infinitamente en todas direcciones.
  2. Estos campos de energía llamados las emanaciones del Águila irradian de una fuente de “inconcebibles proporciones”(el infinito).
  3. Los seres humanos están compuestos de esos mismos campos filiformes. Hoy en física se dice: Los seres humanos somos polvo de estrella, esto se fundamenta por cuanto nuestros componentes esenciales son los mismos que los elementos que componen el universo.

Quiero agregar lo que dijo el astrofisico Stephen William Hawking : “El cielo es un cuento de hadas”.

 

Espacio objetivo, espacio continente y contenido espacial

 Lo que juzgamos como realidad permanente es solo el aspecto superficial de una fuerza insondable(Florinda Donner)

El Dr. Arentsen manifiesta que al hablar de visión monocular u ojo cíclope hablamos de distintos espacios: El espacio objetivo que existe independientemente de nuestros sentidos y el espacio  subjetivo que nace con nosotros y es la interpretación que hacen de este espacio nuestros sentidos o los instrumentos que los amplían. El ser humano ha agregado paredes, caminos, edificios, puentes, calles, arboledas, etc y también nuevas tecnologías como la televisión, internet, celular, vehículos, etc, con ello ha tenido que cambiar permanentemente su universo subjetivo.

“En el espacio objetivo habría que distinguir un espacio continente inaccesible para nosotros y un espacio contenido que nuestros sentidos amplificados pueden captar. El continente sin límites imaginables o infinito es omnipresente, tanto dentro de la partícula más pequeña como fuera de toda energía  o materia. Es 0 (cero) e infinito, sin tiempo, distancia ni momento. Todo el contenido se desplaza en el sin alterarlo, como la luz se desplaza en la oscuridad. Es la fuente de toda energía y materia creada en un tiempo infinito o en un instante del hombre. (Arentsen 1996)

Lo conocido es esa minúscula fracción de las emanaciones del águila. Lo desconocido es la pequeña parte que queda a un posible alcance del conocimiento humano, envuelto quizás en un contexto aterrador pero aun así al alcance de lo humano. Lo que no se puede conocer, por otra parte, es lo indescriptible, lo impensable, lo irrealizable. Es algo que jamás comprenderemos y que sin embargo está ahí,    deslumbrante, y a la vez aterrador en su inmensidad. (Castaneda, 1986)

El organismo humano es un gran campo bio-electromagnético y la visión que tenemos de él como una estructura de carne y hueso es solo la representación que hace nuestro cerebro de las señales que recibe nuestro aparato perceptual condicionado. Forma, color, olor, sabor, tacto son solo representaciones sensoriales de nuestro cerebro, del mismo modo que nuestro televisor recibe señales radioeléctricas que transforma en imágenes y sonidos.

"El Infinito" Oleo sobre tela
“El Infinito” Oleo sobre tela

A Trescientos Sesenta Grados el fondo no existe

Un ejercicio que amplió mi conciencia de ser, fue pararme en una pieza oscura, relajado con los brazos cruzados puestos sobre mis hombros y mis ojos cerrados distendiendo la cabeza hacia abajo y mirando esa oscuridad ominosa en silencio. Donde sea que nos encontremos, sea en la montaña, la ciudad o  un dormitorio, con este ejercicio y su práctica sistemática, quedará inicialmente solo el piso que nos sostiene y  posteriormente lo que sostiene el piso: nuestro planeta. Más abajo esta el infinito y todo se encuentra suspendido en el vacío, en las emanaciones del águila. A trescientos sesenta grados el fondo no existe, no hay límites en absoluto. De aquí la inspiración para mi pintura El  Infinito.

Un día cualquiera del año 2012  me retiré a mi cama con la atención de Ensueño, es decir, llevar la conciencia cotidiana al campo de los sueños antes de quedarnos dormidos, es ahí donde de pronto me encuentro con esta visión donde el otro lado de la realidad se hizo patente y yo era totalmente consciente de la inmensidad del infinito. Era como estar ubicado al borde de un algo incomprensible, a lo lejos un dragón volador gigante giraba, vigilando que nadie pasara por esa válvula espiral, me sentía con un miedo controlado.  Eran las preliminares de entrar en la segunda atención y el comienzo de cultivar el cuerpo del Ensueño.

Entropía y cambio climático

“Los nuevos videntes lo cambiaron todo al darse cuenta de que mientras el hombre tenga capullo no hay manera de aspirar a la inmortalidad”  Chaman Juan Matus.

La Termodinámica es el campo de la física que describe y relaciona las propiedades físicas de la materia de los sistemas macroscópicos, así como sus intercambios energéticos.

El primer principio es la  Ley de conservación de la energía afirma que: Como la energía no puede crearse ni destruirse, la cantidad de energía transferida a un sistema en forma de calor más la cantidad de energía transferida en forma de trabajo sobre el sistema debe ser igual al aumento de la energía interna del sistema. El calor y el trabajo son mecanismos por los que los sistemas intercambian energía entre sí.

La segunda ley de la termodinámica da una definición precisa de una propiedad llamada entropía. La entropía se puede considerar como una medida de lo próximo o no que se halla un sistema al equilibrio, también se puede considerar como una medida del desorden espacial y térmico del sistema. Se puede demostrar que el segundo principio implica que, si no se realiza trabajo, es imposible transferir calor desde una región de temperatura más baja a una región de temperatura más alta.

El tercer principio de la termodinámica afirma que el cero absoluto no se puede alcanzar por ningún procedimiento que conste de un número finito de pasos. Es posible acercarse indefinidamente al cero absoluto pero nunca se puede llegar a él (frío-calor).

La cosmovisión Mapuche acerca de la energía (Newen = fuerza, potencia, energía) de la naturaleza y del Espíritu es tan sorprendente como profunda.  En su obra “La antigua visión indígena de la naturaleza como energía inspiradora en la fundación de una ética del ambiente” (Mora Penroz, 2001), el filósofo y etnólogo del magisterio de la Araucanía, invita a una reflexión trascendente y urgente de un modo distinto para enfrentar el cambio climático. A través del mapudungun (idioma Mapuche) y lengua de la tierra, el nuevo vidente, eleva su voz a los cuatro vientos. Ngelay Kalrüdüngualu  ¡No hay quien ataje el desorden!.

"Vertigo"
“Vertigo”

Ziley Mora (2001) comparte al mundo:

Los cuatro procedimientos de la estrategia mapuche para violar la segunda ley de la termodinámica.

  1. Habitar un cosmos sacralizado, interconectado entre todas sus partículas y planos de realidad: El ser humano que se conecta a la naturaleza, la naturaleza que se  conecta al universo, el universo que conecta al Espíritu. Estado de conciencia chamánico o conciencia cósmica.
  2. Conversión de la energía humana en núcleos irradiadores de energía estelar: conocerse uno mismo para potenciar y perfeccionar nuestro ser interior o el doble etéreo para que pueda trascender su forma exterior y lograr la libertad total.
  3. Asumir el nicho ecológico como aliado para el logro trascendente de la empresa humana: Amor al planeta tierra, quien cuida de la madre tierra se está cuidando así mismo ya que todo lo que existe está íntimamente ligado. La naturaleza regula la coexistencia entre los seres que la habitan para mantener el equilibrio.
  4. Habitar un lenguaje generador de conciencia y perturbador de inercias psíquicas, la entropía se combate con palabras-semillas que aglutinan múltiples racimos de significado. De estas palabras-semillas se puede citar: silencio interno, conciencia onírica, el estar siendo ocurriendo, el punto de encaje,, el vacío cuántico, el infinito, “el cuerpo energético”,(Fig.82) el bosón de Higgs, el Introrrealismo, mi muerte como consejera, hacerse impecable, hacerse invisible, reírse de sí mismo, perder la importancia, reciprocidad, volar en las alas del intento, etc.

El modelo geopolítico y la globalización del mercado de la era actual, entró en una espiral descendente. Sus íconos-estructuras aunque funcional y aparentemente estables, empiezan a expandirse y degradarse, (corrupción y contaminación global del planeta)

“Los poderes fácticos residen básicamente en los sectores empresariales, la prensa, las iglesias, los estamentos militares, los grupos de presión, los grupos de tensión, los nuevos movimientos sociales, ciertas organizaciones no gubernamentales (ONG), las mafias y otras entidades, cuyas potestades no están previstas ni autorizadas por la ley, pero que no por eso son menos eficaces ni menos influyentes a la hora de la toma de las decisiones en la vida social” . (Rodrigo Borja, 2014)

"Enrarecido"
“Enrarecido”

Como cultura occidental me refiero al arquetipo e inconsciente colectivo según Jung. “Los arquetipos son patrones de los cuales derivan otros elementos o ideas. Puede tratarse de algo físico o simbólico. También puede considerarse al arquetipo como un ejemplo. A partir del arquetipo, se moldean conductas y modos de pensar que se construyen por imitación o en búsqueda de semejanzas” (definición de 2015). Los arquetipos políticos, religiosos y económicos, moldean las conductas de los consumidores decantando actualmente en un modelo escandaloso de comportamiento social, este es el capullo de la socialización al que se refiere el chaman don Juan Matus. Otro hito importante en el curso evolutivo del capullo de la socialización lo constituye la Revolución Industrial: proceso de transformación económico y tecnológico que se inició en la segunda mitad del siglo XVII en Gran Bretaña. Trae la aparición de las máquinas, instrumentos hábiles que utilizan energía natural en vez de humana y constituye la línea divisoria entre dos formas de producción. Esta revolución maquinista creó las condiciones para la producción y el consumo en masa, característicos de la época actual, y marca un punto de inflexión en la historia, modificando e influenciando todos los aspectos de la vida cotidiana. No obstante, toda esta maravilla de evolución tecnológica, también tiene una tremenda implicancia para la decadencia y entropía humana, por cuanto se descubre la competencia encarnizada por producir, esto acentúa la atención en las comunicaciones y la manipulación de las masas para vender; entonces la realidad se fija ¿dónde? en la reproducción humana, subliminalmente en las pasiones y el sexo, en el yo y la autoimagen. Pero la fijación más brutal tiene relación cuando este maquinismo evolutivo-social-humano califica a la naturaleza como un bien de consumo, lo que incentiva la industrialización y como un medio para hacer sustentable las necesidades humanas en todos los ámbitos: alimenticios, metalúrgicos, petroquímicos, automovilísticos, cementero, textil, farmacéutica, armamentista, robótica, informática y un largo etc. Todo genera residuos tóxicos, físicos y psíquicos, acelerando el calentamiento global y el efecto invernadero. Y aquí surge la pregunta. ¿Es posible apropiarse de un espacio/tiempo? ¿Puede algún ser humano cambiar la rotación y traslación de la tierra? ¿Por qué se calientan los océanos? En opinión de un importante sector de la comunidad científica, la humanidad se enfrenta con una catástrofe ecológica de proporciones descomunales.

Así lo  aclara desde la Ontoescritura don Ziley Mora (2001):

“El problema de superación de la entropía creciente, pasa entonces por la cuestión del perfeccionamiento del proceso de la vida, por la generación de un tipo de vida superior y con ello plantea esta estrategia Araucano-Mapuche para violar la segunda ley de la termodinámica. Entonces aquí la lógica es tajante. La única forma de lograr ser otra especie – la especie pillán de las esferas celestes – es aprender a cultivar virtudes conscientes, cambiar y mutar la índole interna, desarrollar los embriones de posibilidades de acción y logros supremos que traemos al nacer, sería entonces la fórmula más eficiente para vencer la flecha del tiempo o ley de la entropía”.

Estamos pasando por un punto de inflexión, o tendemos derechamente hacia la evolución o nuestros actos nos llevaran a la extinción, ambos ciclos están abiertos.

"Contaminación Industrial" Oleo sobre tela
“Contaminación Industrial” Oleo sobre tela

 

 

Dualidad Onda-Partícula

Científicamente el nuevo modelo del universo se remonta tan solo al año 1924,
cuando Hubble demostró que nuestra galaxia no era la única y además el
universo esta en expansión, es decir, cuanto más lejos está una galaxia de nosotros a mayor velocidad se aleja  (Efecto Dooppler). El año 2009 la NASA reveló que
existen más de cien mil millones de galaxias en el universo observable. Este nuevo
paradigma astronómico, de alguna manera rompe la percepción normal en relación a
ciertas teorías supersticiosas que afirmaban que nuestro amado planeta tierra era el
centro del universo. Previo a este tremendo descubrimiento científico se conjura
racionalmente la teoría de la Relatividad, es decir, que todo depende de la posición del
observador para saber si nos movemos o estamos en reposo.
Para los chamanes de América el movimiento del universo es un flujo constante de la energía y desde la astrofísica, es un universo en expansión. La dualidad onda-partícula como realidad y símbolo, obedece a un lenguaje universal tanto de la razón como del sentimiento. ¿Quién no ha visto caer una piedra en un estanque de agua o río? es ahí donde podemos advertir su movimiento de elevación y depresión que se desplaza en la superficie del agua formando círculos concéntricos y es que todo está ligado a la forma de onda-partícula en nuestra vida diaria y la podemos observar también en ejemplos de movimiento ondulatorio como es el sonido producido en la laringe de los animales y de los humanos que permite la comunicación entre individuos de la misma especie. Todos los medios audiovisuales emiten ondas de sonido e imagen, todo tipo de vehículos emiten ondas de sonido, la naturaleza expresa sonido a través del viento, el mar, las aves, los insectos, etc., los colores son diversas longitudes de ondas que son absorbidas y reflejadas por todos los objetos de nuestro alrededor. Cito al Dr. Arentsen “No son fuerzas sobrenaturales, sino ondas extrasensoriales, es decir, ondas naturales que nuestros sentidos son incapaces de percibir en forma directa por no contar con órganos condensadores. Cada uno de nosotros emite ondas de distintos tipos y ritmo como calor, latidos del corazón, movimientos respiratorios, etc. También hay ondas luminosas que rebotan en la retina y vuelven al exterior, sonidos de cada uno de nuestros órganos, ondas cerebrales y quizás cuantas ondas de frecuencias desconocidas y que no vemos” .El físico ruso, le dice a la doctora Olga Kharitidi: “En física hemos aprendido que las partículas elementales poseen una doble naturaleza que dependen únicamente de la posición del observado, pueden existir como partículas discretas o al mismo tiempo, pueden ser una onda. Quizás ya lo sabías pero no sabías que los seres humanos tienen la misma dualidad, somos al mismo tiempo partículas separadas y ondas, depende de la posición del observador que hay dentro de nosotros y puesto que creemos que somos individuos independientes, nos percibimos como partículas que están realmente separadas pero al mismo tiempo también somos ondas, sin ningún límite en absoluto. Ahora deberías ser capaz de cambiar la percepción de ti mismo para experimentar esa naturaleza de onda de tu ser. Esta onda es parte de todo lo que existe. Puede viajar a cualquier sitio y detenerse en cualquier lugar, deja que tu cuerpo descubra el ritmo de su onda y se haga uno con ella”. Esta definición de la física cuántica tiene su correspondencia y analogía exacta en la visión del chamán: Al silenciar la mente el individuo o partícula se conecta con su cuerpo energético u onda. Y como lo revela la sabiduría andina: “El átomo que se identifica con su materia no será capaz de ver su onda; sin embargo si osa abrir los límites de su condicionamiento se sorprenderá al constatar que siempre ha sido onda y siempre lo será” (Wild, 2012).

 

6.-Dualidad Onda-Particula, 2011. Oleo sobre tela. 100x 100 y 72°x 108°
Dualidad Onda-Partícula, oleo sobre tela.

 

La onda es un símbolo astrológico de una de nuestras mitologías nacientes: La
Era de Acuario. Estas dos líneas cósmicas también representan el movimiento y los
mundos paralelos. Acuario es una de las 88 constelaciones reconocidas por la
astronomía moderna y su símbolo representa el flujo del agua. Los sumerios le dieron
este nombre a la constelación en honor a su dios An el que derrama el agua de inmortalidad sobre la Tierra.
La dualidad onda-partícula es acción y movimiento ondulante libre y fluido, es el
equilibrio de la dualidad eléctrica y magnética en el universo. La forma de la energía,
el símbolo de la libertad, manifiesta un movimiento y transformación perenne hacia
el infinito, la fuerza primordial que inspira el universo y reorienta la condición animal
humana hacia un nuevo horizonte perceptual. El universo siempre está en transición,
mutando, cambiando, moviéndose infinitamente…

 

 

 

El misterio de los seres luminosos

El antropólogo  Carlos Castaneda y don Juan Matus, el chamán y vidente, formaron una pareja extraordinaria dentro de los cánones arquetípicos de lo que definimos moderna cultural occidental. La obra magistral de conectar a una persona con su cuerpo luminoso, y mantener la conciencia individual después de partir, no tiene ningún alcance ni similitud en su forma y fondo con otras interpretaciones existenciales.
Don Juan de ninguna manera se mueve con la mente ni la sintaxis occidental; pues se mueve con el silencio interno sin mente, él sabe adónde va, pues ha llegado a la totalidad de sí mismo y ha logrado la libertad total. Pero el motivo ulterior que trasmitió don Juan a su aprendiz fue revivir el mito de la Serpiente Emplumada, mito que venia viviendo el linaje de don Juan durante veintisiete generaciones. No obstante la revelación del mito de la Serpiente Emplumada, era un mito que todas las culturas pre- hispánicas contenían y que diferían entre una y otra por su Tótem y estar ligado a Regla de los chamanes. A modo de ejemplo el Rewe en Chile, como símbolo del infinito y la evolución de los distintos estados de la conciencia revelan la misma idea de la transformación.
La historia de don Juan Matus y Carlos Castaneda revelaron al mundo el camino de la
transformación de la conciencia animal en una conciencia etérea e inorgánica enseñando también a entrar a otros mundos a través del control de los sueños y recordando el motivo por el cual estamos aquí. Don Juan mostró una realidad alterna a la cual todos podemos acceder. La transformación de la serpiente en un ave voladora es la evolución en cuanto a organismos vivientes que somos.

Los chamanes a través de sus practicas desarrollan y cultivan su cuerpo energético, un doble etéreo. Ellos revelan el misterio de los seres luminosos.

Pinturas  inspiradas en los viajeros navegantes.